0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out
0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out

“El café es un momento de desconexión”

[av_textblock size=” font_color=” color=”]

Antoine Nétien | Fundador y tostador de Coutume café

Nos hemos reunido con un apasionado del café que ha hecho de su pasión su oficio. Antoine y su socio, Tom, crearon Coutume hace algo más de tres años en París. Portadores de la nueva oleada de micro torrefactores que florecen por todo el mundo, hacen redescubrir el sabor del petit noir a los parisinos. En el corazón de la agitación urbana, Coutume ha sabido crear la atmósfera perfecta para poder tomarse el tiempo de degustar un café selecto, speciality coffee.

Encontramos a Antoine en su cafetería, observa nuestro equipo y se prepara para explicarnos su peculiar relación con este producto exótico y cómo se enamoró de él. Al hilo de la conversación vamos descubriendo que no se trata de una relación pasajera o de un efecto de moda, sino de una relación mucho más profunda…

«El café permite realmente conectar a las personas».

«Podemos beber café de calidad sin tener la necesidad de gastarnos cientos y cientos de euros».

En un reciente artículo de prensa, os llamaron “neo hippies”, eso puede parecer un poco peyorativo, pero ¿qué piensas de esa etiqueta?

La visión neo hippie es porque estamos interesados en la calidad, mezclada un poco con los hipsters. Existen movimientos bastante “trendy” o “hipster” o amantes de la buena comida que han comprendido el lenguaje del buen café y de la calidad. Entonces, hemos intentado asimilar los dos conceptos, la tendencia y el café. Pero el café no está del todo limitado a los hipsters, todo lo contrario, y felizmente, tenemos desde abuelas hasta jóvenes, que valoran los buenos productos y que tratan de descubrirlos.

¿Piensas que esta tendencia de buscar la calidad es duradera o efímera?

Para el café y la alimentación en general, estamos en la fase post años 80. Durante los años 80, se trataba de un consumo y de una distribución en masa. Íbamos al supermercado, era la modernidad, teníamos entonces una producción extremadamente industrializada. Hemos visto la desaparición paulatina de pequeños ultramarinos y campesinos, quiénes reaparecen ahora una vez más para plantarse en la cima de la calidad, así como en retorno de pequeños productores que se estaban ahogando en un sistema ahogante, con la aparición de consumidores que intentan en tiempos de crisis volver a alguna cosa más sincera y real, intentando encontrar buenos productos y de conocer la trazabilidad de eso que van a comer o a beber. Eso es exactamente lo que pasa también con el café.

Nosotros observamos un nuevo despertar en algunos individuos que se preguntan que están a punto de beber, en la búsqueda, esencialmente, de una bebida más ética y de mayor calidad.

Ya hemos tenido movimientos neo rurales o de vuelta a la tierra. ¿Os parece un fenómeno cíclico o estamos asistiendo a un cambio radical y profundo?

Los cambios se producen en el seno de todas las poblaciones del mundo, con una voluntad de estar más cerca de la naturaleza, porque realmente no tendremos otra opción durante los próximos años dado que hemos agotado las riquezas naturales y por eso tenemos que encontrar otros sistemas económicos, no dedicarnos simplemente a agotar los recursos, consumir y contaminar. Tenemos que empezar a encontrar soluciones alternativas, que funcionen y que sean económicamente viables. Esto es lo que llamamos economía verde, la cual está muy desarrollada hoy en día en EE.UU, un poco por todo el mundo, y que llega muy tarde a Francia. Siempre vamos por detrás en Francia. Porque los franceses lo saben todo, necesitamos un poco de tiempo para comprender que no sabemos gran cosa… así es Francia, un poco orgullosa y finalmente afectada por la protección de sus artesanos y su patrimonio, que ha intentado ser muy moderno durante un tiempo, pero que ahora intenta volver hacia las cosas más sinceras y más reales.


Volviendo a ti, ¿Por qué has elegido el café y no el yogurt por ejemplo?

¿O el jamón? (risas) ¿o el vino? Es verdad, dejo el café, podría hacer vino, lo dejaré pasar. No, ¿por qué el café? Porque siempre he adorado el café, desde que soy pequeño, el café es la bebida que bebemos cuando nos hacemos mayores. Es la bebida del padre, que da ejemplo al pequeño, yo siempre he pensado que bebía el mejor café del mundo, y todo era maravilloso hasta un viaje a Australia… probé 5 cafés diferentes, y me di cuenta de que aquello que bebíamos en Francia era de muy baja calidad; que el gusto del café no era un gusto amargo y desagradable, por el contrario podía ser azucarado, dulce, achocolatado, afrutado, especiado, floral, y que podía tener una complejidad mucho mayor. A partir de aquel momento, me dije a mí mismo que debía aprender el máximo de los australianos, que son fanáticos del buen café, y traerlo a Francia.


¿Piensas que el café puede llegar a parar el tiempo?

El momento de beber un café puede dar la impresión de calma, de serenidad, aunque sea una bebida excitante, el hecho sobre todo de descubrir los buenos cafés con ricos aromas y de descubrir alguna cosa agradable, nos tomamos el tiempo de descubrir esa taza.


¿Podríamos considerar el café como una bebida slow?

Sí, todo el movimiento del café de calidad pone el acento en un sistema de extracción slow, con filtro por ejemplo. En Europa, los reyes del café de filtro son los suecos, ellos beben el café de filtro en familia a las 5 de la tarde.


¿Qué puede hacer SlowMov por vosotros?

SlowMov puede ponernos en relación con personas que piensen y que tengan la misma filosofía, y conseguir conectar todas las personas que trabajen y compartan el mismo sentimiento, integrando las diferentes redes y ampliando las interacciones hacia otros sectores además del alimentario.

«Te vuelves selectivo y ayudas al mismo tiempo a la economía local, a menudo a jóvenes. No es una versión hippie un poco anticuada o muy elitista de un movimiento, sino apoyar a las personas, una nueva generación que hace las cosas muy bien, que está alerta y que es exigente sobre aquello que quiere y cómo lo quiere».

«Se puede hacer un buen café en casa, no es tan difícil».

COUTUME

https://www.facebook.com/Coutume

https://www.facebook.com/coutumeinstituutti

Encontrarás sus productos en SlowMov

Carrer Luís Antúnez 18, 08006 Barcelona

[/av_textblock]