0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out
0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out

Las buenas ideas llegan con retraso

¿Recuerdas la última vez que tu vuelo tuvo un retraso?

Seguro que sí, además lo debiste tomar cómo una pérdida total de tiempo.

En el momento en que vivimos, debemos estar en continuo movimiento para no parecer que perdemos el tiempo. Por eso cuando nosotros habíamos previsto coger un tren, un avión, o cualquier otro transporte a una hora concreta y nos dicen que hay un retraso, lo primero que hacemos es buscar al responsable de todo ese lío. Normalmente, la víctima suele ser el empleado que entro ayer a trabajar en la compañía y que aún conserva su fresca sonrisa.

Pero qué nos hace tanta rabia de los retrasos provocados por otros : el retraso en la llegada a nuestro destino, o el no saber que hacer con este tiempo inesperado.

Eric-Emmanuel Schmitt dice :

El hombre esta formado por circunstancias y elecciones. Nadie tiene poder sobre las circunstancias, pero cada uno lo tiene sobre sus elecciones

Al hecho de que tu avión, tren, autobús tenga retraso, no le puedes hacer nada. Pero si que puedes elegir cual será tu reacción frente a este retraso !

Entonces, porque no tomártelo así : El tiempo de retraso es un tiempo gratuito, es un tiempo ofrecido por vuestra compañía aérea para pensar, dormir, comer, seducir, inspirarse, leer,…

El tiempo de espera puede convertirse en un regalo inesperado que podéis dedicar a aquello que os apetezca.

Mientras escribo estas líneas estoy en la cafetería de una estación de tren de frontera, dónde el tiempo parece pararse. La compañía ferroviaria me acaba de regalar una hora y media de tiempo para pensar, para escribir este artículo, para pensar que voy a hacer en mi destino y a quién voy a ver.

Este tiempo regalado me ofrece en realidad, una infinidad de posibilidades.

Por cierto, no hay mejor compañero para la creatividad, que el tiempo mismo.

 Como los trenes, las buenas ideas llegan con retraso 

(Giovanni Guareschi)

 

 

2 Responses