0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out
0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out

El pastel de los 10 días

Un extraño ritual se ha introducido sin querer en mi piso compartido. El del pastel de los 10 días.

Un jueves por la noche cuando volví del trabajo, me encontré una de mis compañeras de piso delante de un frasco de vidrio, que contenía una extraña masa pegajosa y beige. Después de haberla felicitado por sus talentos culinarios y haberle confiado que yo tenía previsto cenar fuera, ella me explicó la sorprendente historia de esta famosa receta.

Un amigo la había recibido en su casa el sábado pasado, y le había hecho probar un pastel que según lo que él contaba, el pastel necesitaba 10 días de preparación. Cómo se tramaba entre ellos algo más que amistad, me tomé la hazaña culinaria por un acto de fanfarronería. Y ella también. ¡Pero él supo probarnos rápidamente que estábamos equivocadas! Ofreció un frasco a mi compañera que contenía una parte de la masa utilizada para la confección de este postre. El también le había dado dos frascos con el mismo contenido a dos otros amigos.

Ella debía ahora por su cuenta preparar y dejar inflar la masa hasta el décimo día, en ese momento en el que ella también separaría la masa en cuatro partes, una para su propio pastel, y los otros tres trozos serian para ofrecer a personas queridas.

¡Una bella historia, un bonito ritual, hasta aquí todo va bien!

El problema es el siguiente. En nuestro apartamento reina una harmonía casi perfecta. Lo que hace que cada vez que una de nosotras llega hasta el final de la receta esta debe confiar los otros tres frascos con la masa a tres amigos próximos, y siempre un compañero de piso se encuentra en el lote. Esto hace que desde hace casi un mes estamos encadenados a este maratón culinario, ¡como en un circulo sinfín!

Si queréis probar la experiencia, aseguraros. Si hace falta contar 10 días para degustar este delicioso pastel, las diferentes etapas de la receta son bastante más Light que el famoso postre. Algunos días, no tendréis que hacer absolutamente nada.

Tomaros el tiempo de instaurar este pequeño ritual en el seno de vuestra familia o de vuestro grupo de amigos y redescubrid el placer de esperar.

La receta

Antes de empezar, debéis seguir esta regla: debéis empezar a preparar este postre un jueves, y debéis cocinar el pastel un sábado.

Ingredientes (para la masa de origen)

  • 1 vaso de harina
  • 1 vaso de leche
  • ½ vaso de azúcar
  • ½ sobre de levadura

Preparación

Si no tenéis la masa de origen : Se mezclan todos los ingredientes con la ayuda de una cuchara y dejáis reposar la mezcla en un lugar fresco, fuera del frigo. ¡El día siguiente empieza el ritual!

Si habéis recibido un frasco con la masa original:

  •  . día : Verted el contenido del frasco que habéis recibido en un recipiente. Añadir un vaso de azúcar y uno de harina sin mezclar.
  • . día: Mezclad todo con una cuchara de madera
  • . y . día: no toquéis nada!
  •  . día: añadir un vaso de azúcar, uno de leche y uno de harina. No lo mezcléis.
  •  . día : mezclad todo.
  •  7°. , . y . día: no toquéis nada!
  • 10°. día: Separad la masa en cuatro partes, meted tres partes en frascos distintos y ofrecedlos a quien vosotros queráis, acompañado de la receta, y de vuestros mejores deseos de salud y éxito!

Añadid a la parte que vosotros habéis guardado :

  •  2 vasos de harina
  •  1 vaso de aceite de girasol
  •  1 vaso de azúcar
  •  1 vaso de leche
  •  1 vaso de levadura
  •  2 huevos
  •  1 pizca de sal
  •  1 pizca de canela

Mezclad todo. Podéis añadir a vuestro gusto, trozos de chocolate, de manzana, uvas pasas o nueces, almendras, pistachos, extracto de vainilla, etc. Traspasar todo a un molde. Coced alrededor de una hora en un horno a 150°C.

A degustar tranquilamente, en buena compañía.