0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out
0
Items : 0
Subtotal : 0.00 
View CartCheck Out

La economía de la felicidad : ¡Queremos más!

¿Los indicadores económicos son el reflejo de las preocupaciones de las épocas que los crean?

 ¡Parece que sí! El Producto Interno Bruto (PIB) , el cual refleja la actividad económica de un país, fue creado en los Estados Unidos después de la Gran Depresión en la década de 1930 . En Francia, aparece tras la Segunda Guerra Mundial.

La Felicidad Nacional Bruta, por su parte, se creó en Bután durante los años 70 , en los días del ¡flower power ! Es el indicador de un nuevo género. Este método, propone, más allá de medir la productividad de los agentes económicos, tener en cuenta factores tales como el bienestar y el medio ambiente, para proporcionar una mejor visión de conjunto de la situación social del país y de las condiciones existenciales de sus habitantes.

Inesperadamente, la meca del budismo ha decidido recientemente retractarse acerca de la FNB. La apertura de las fronteras al turismo en los años 1980 y el acceso al teléfono y a Internet en de los primeros años del s. XXI, transformó profundamente el tejido social del país y dio lugar a graves problemas de alcoholismo y tabaquismo. Además, Bhután, duramente golpeada por la crisis, está atrapado eternamente entre dos fuegos; India y China. Todo esto parece muy lejano a la felicidad perfecta. Y la búsqueda del bienestar dio rápidamente lugar a las complejas realidades financieras.

Esta noticia, algo difícil de encajar, no debe desalentar iniciativas exitosas.

Money for Nothing

Lo que es cierto es que tenemos que avanzar hacia una nueva medida de la salud de los estados.

Un país no debe ser considerado como una potencia mundial solo por su éxito financiero. Si no se tiene en cuenta la felicidad de sus ciudadanos, ¿podemos hablar realmente de un país desarrollado? Si el respeto a los derechos del trabajador no está asegurado, ¿qué valor podemos otorgarle a un alto PIB?

Si la FNB ciertamente no es un indicador objetivo, ya que se basa en parte en los sentimientos de la gente y en su impresión de bienestar, esto no significa que no se deban tomar en cuenta los factores sociales y psicológicos a la hora de evaluar el rendimiento de un territorio. La producción de la riqueza no debe ser el único criterio por el cual un país es considerado como una potencia mundial. Una nación que se desarrolla económicamente, respetando una buena calidad vida de toda su población, ese es el verdadero reto del siglo XXI.

Promise of a better tomorrow

¿Qué tenemos hoy?

En 2010 se fundó el Better Business Living. Una nueva forma de gestión que tiene como objetivo concienciar a las personas acerca de las preocupaciones de las sociedades, fomentando la creatividad y las iniciativas, en lugar de enfocarse solamente en la rentabilidad máxima de los empleados.

En 2012, la primera edición del Día Internacional de la Felicidad se llevó a cabo en todo el mundo. Muchos proyectos son el resultado de esta acción, tanto en las artes como en la cultura, tanto en el mundo empresarial y profesional.

La Felicidad Nacional Bruta tiene futuro, ¡está clarísimo!